Espeleología Cueva de la Huelga

¿Quieres vivir una aventura inolvidable? Entonces la espeleología cueva de la Huelga es la mejor recomendación para ti.

Esta es una de las actividades recreacionales más populares entre los turistas, ya que permite conectarte profundamente con la naturaleza, además de que las cosas maravillosas que podrás ver en el interior de la cueva, es algo que vale totalmente la pena, siendo esta un tipo de actividad que incluso podrás realizar con tu familia o un grupo de amigos.

¿Qué es la espeleología?

La espeleología se define como una actividad física en la que podrás vivir la gran experiencia de adentrarte en cuevas totalmente naturales, lo que significa que en ningún momento, desde su existencia hace miles de años, han sido modificados por el hombre de ninguna forma. Para realizar esta actividad, solo necesitarás utilizar tu propio cuerpo, además de una linterna que obligatoriamente debes llevar en tu frente.

No existe ninguna duda de que esta actividad se trata de una práctica impresionante, no solo porque podrás conocer las galerías de estas cuevas, sino que también tendrás que arrastrarte, gatear  y hasta trepar para poder descubrir los secretos que guardan las cuevas en su interior.

¿Cómo es la espeleología cueva de la Huelga?

Podemos comenzar diciendo que la cueva de la Huelga se trata de una cavidad ubicada aproximadamente a 3 km del pueblo de Cangas de Onís en la localidad de Asturias. Esta es considerada una cueva muy popular, siendo esta la razón por la que muchos turistas se reúnen para visitarla a diario.

La cueva de la Huelga está compuesta por una singular característica que dispone de dos niveles, además de que su entrada y salida se encuentran separadas. Otra de las mejores características de esta cueva es que en su interior existe un río que cruza toda la cueva, lo que significa que te lo vas a encontrar en más de una oportunidad.

¿Qué necesitas para hacer la espeleología cueva de la Huelga?

Para realizar la espeleología cueva de la Huelga, primero es necesario que tengas al menos 12 años de edad, además de que es totalmente recomendable que utilices un calzado totalmente cómodo y resistente, ya que, como mencionamos anteriormente, existe la posibilidad de que te tengas que trepar o tengas que arrastrarte por varios pasajes del interior de la cueva.

Para finalizar, otra buena recomendación es meterte a la ducha automáticamente después de haber terminado toda esta experiencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *